En el segundo día del juicio por la muerte de la joven, declararon varios testigos claves.

Las hermanas de Nélida Villar sostienen que confían en la justicia. “Nosotros tenemos fe en que se va a encontrar al o los culpables. Malargüe es chico y alguien sabe algo”, afirmó Gladys. En cuanto al desarrollo de la causa, sostuvo que “se van viendo los frutos”, aunque han escuchado cosas que consideran ciertas y otras que no lo son.

Por su lado, los padres de la víctima prefieren no hablar por no sentirse en condiciones de hacerlo. “Mis papás tienen fe de que se va a llegar a la verdad y todos rogamos que sea pronto para estar un poquito en paz. A mi hermana, lamentablemente, no la vamos a poder tener más pero queremos luchar para que encuentren a quien la mató”, manifestó.

Ayer declararon varios testigos claves en el juicio: la cuñada de Abel Vázquez, Dámaris Villar; la persona que encontró a la joven, Mauro Carati ; y Eduardo Arias, el hombre que vio una camioneta estacionada a la orilla del Río Malargüe, a la que tres personas arrojaban agua, con sus puertas abiertas.

Al respecto, Gladys pidió que además de todos ellos, “si hay otra persona que ha visto las cosas cómo son lo diga, porque eso ayudará mucho”.

Por último, resaltó que “ya hace un año, un año de incertidumbre, de miedo, de tristeza, de dolor, y al responsable le digo que, así como tuvo el valor de hacer lo que le hizo a mi hermana, tenga el valor de decir yo fui”.

Comentarios