Nancy Olivera, directora de la institución manifestó: “el hogar Luis Grassi nace por la necesidad de la gente cuando no se tiene dónde estar, cuando no se tiene una casa y no se tiene familia”. La residencia fue inaugurada en mayo de 1.989 con la ayuda de la Atómica, EDEMSA y todo el departamento fue colaborando con lo que era necesario. Además desde gendarmería se colaboró con trabajo, hasta que estuvo en condiciones de ser habitable.

 

“Hubo tiempos que tuvimos hasta 40 personas sentadas a la mesa a diario, después con las jubilaciones y las pensiones se fue reduciendo el número”, dijo Nancy. En la actualidad viven 20 abuelos en el hogar, 10 son internos porque no cuentan con más lugar para darles cama.

En este momento la institución se encuentra trabajando para hacer el cierre del lugar, uno de los abuelos internos del hogar, Luis Nuñez, es el albañil mientras que Ramón López, otro abuelo, es el herrero. “ Son personas que siempre han estado haciendo algo si tenían con que, son muy serviles y agradecidos de tener un lugar donde estar, aparte trabajan con tanto amor, una mañana llegué y estaban ellos dos y el sereno haciendo los hierros para empezar a construir y eso es para destacar,” agregó Nancy Olivera directora del hogar.

 

Los abuelos necesitan hacer el cierre del hogar ya que también tienen su propia huerta y su jardín que ellos mismos mantienen, “esto nos da vida y nos alegra el alma”, comentó feliz Luis Nuñez, ejemplo de que mientras haya voluntad y esperanza todavía hay vida.

Ellos piden que la gente que pueda y quiera los ayude con cemento y hierro del seis y del ocho también necesitan mil ladrillones. Las personas que quieran ayudar se pueden acercar por calle Amigorena, entre Saturnino Torres e Illesca, o llamar al teléfono del hogar 0260-4472194.

 

Los abuelos necesitan la ayuda de todo el departamento, sumemos mas amor a su trabajo ya que cuando la sociedad se une por una causa se pueden lograr grandes cosas y los malargüinos somos una gran muestra de esto. Cuidemos a nuestros abuelos, ya que ellos también son parte de nuestra historia.

Comentarios