El sábado por la noche un motochorro cometió un ilícito en un comercio ubicado en la calle Espejo del barrio Llancanelo. El delincuente, con la cara cubierta, le apuntó con un arma de fuego al comerciante, como así también a los clientes que se encontraban ahí, y terminó dándose a la fuga con dinero en efectivo.

Fernando Cantero, médico veterinario, reconocido en el medio y propietario de un comercio, pidió hacer escuchar su reclamo, debido a que la víctima del hecho mencionado es un familiar directo de él.

“Lo que voy a mencionar no es nada nuevo. Lamentablemente se trata de los hechos de inseguridad de cada día y que nuestras autoridades intentan tapar y justificar, pero esto que pasa es producto de la ineficiencia y falta de profesionalismo”, comenzó diciendo el entrevistado.

Después de lanzar críticas hacia el gobernador, vicegobernador y el ministro de Seguridad, quienes según Cantero no hacen bien su trabajo, puso la mira en las autoridades de la fuerza pública del departamento. “Entiendo que los comisarios que hay en Malargüe deben responder a sus mandos y no van a aceptar que esto existe y van a decir que los números están marcando que esto está disminuyendo, que el índice delictivo es común a las grandes ciudades, pero lo cierto es que nuestra policía no nos puede garantizar seguridad como ciudadanos”.

“Mi esposa estaba en el comercio cuando robaron y el delincuente, cobarde como todos, le apunto con un arma en la cabeza, entonces yo le pregunto al gobernador, al ministro de Seguridad, al comisario y a nuestro intendente, porque él es otro de los grandes responsables de este desastre, ¿qué pasaría si a ellos o a uno de sus hijos les pasara eso? Esto es un papelón, no puede ser que en una comunidad donde tenemos pocos habitantes, a diez cuadras de la Comisaría suceda algo así”, acusó el profesional.

Además, continuando con su relato, Cantero criticó con dureza el servicio del 911. “Otro gran supuesto éxito de la modernidad y de la gestión impecable es este. Tardaron más de diez minutos en recorrer diez cuadras y no le echo la culpa al personal policial que está en la calle, porque ellos sufren y son víctimas al igual que nosotros, sino a sus mandos. No puede ser que ese 911 lo atienda una señorita muy amable en San Rafael, le diga cálmese y a los dos minutos le llame y le pregunte ¿Dónde está usted viviendo? ¿En Malargüe o en San Rafael? Además le preguntaron a mi señora cómo llegar al lugar”.

Enfuscado por la situación, el reconocido veterinario destacó que “no es que los delincuentes hayan ganado la calle, sino que se han apoderado de la calle”.

Además sostuvo que el intendente Juan Antonio Agulles y los comisarios deberían ser los que tendrían que dar explicaciones. “Nosotros como comunidad tenemos que exigirles, porque nosotros les pagamos los sueldos a esta gente, y tenemos que pedirles contundentemente que esto cambie. Queremos hechos concretos, no puede ser que a la misma hora del robo había dos policías de la Vial haciendo controles de tránsito en la entrada del pueblo. La seguridad se hace caminando y recorriendo las calles y no parando y molestando a la gente”.

Para finalizar, Cantero anticipó que “en base al derecho constitucional que tenemos todos los habitantes de este país y que nuestros gobernantes no quieren cumplir con su deber, ya que la Policía de Mendoza no puede asegurar mi seguridad personal y la de mis bienes, yo en persona, como comerciante que estoy en las noches atendiendo, lo haré. A partir de hoy, estoy armado y aquella persona que venga con interés de robar tendrá que ver quién tiene  mejor puntería. No voy a soportar que un integrante de mi familia ni un empleado tenga algún problema y les aviso que tengo buena puntería”.

Comentarios