El hecho se registró el sábado  pasado, alrededor de las 18.30, cuando dos bandas protagonizaron una disputa callejera. La pelea se inicio en la intersección de San Martín y Ruibal pero el grupo se fue trasladando y causó algunos daños en los comercios de la zona.

Manuel Rodríguez, uno de los comerciantes afectados, relató que luego de hacer unos destrozos en Super G, entraron al hall de Margus, rompieron la puerta de vidrio y luego arrojaron piedras que caían sobre los coches que estaban estacionados en la calle.

“En ese momento, llamamos al 911 nos costó mucho que nos atendieran y cuando lo hicieron comenzaron con preguntas que no venían al caso, una verdadera pérdida de tiempo”, explicó.

Rodríguez se mostró preocupado por la situación. “Esto debe llamarnos a la reflexión, primero porque estamos a una cuadra de la policía y si bien me dijeron que el móvil estaba en otro lugar yo creo que estando tan cerca podrían venir a pie”, sostuvo.

“Además, llama la atención el odio, la violencia con la que se comportaron esto individuos, los elementos contundentes, punzantes, que traían. Realmente es alarmante, nunca se ha visto esto en Malargüe. Estoy sorprendido por la situación, no sé cómo definirlo. Me da lástima, bronca, que pase algo así en este pueblo en el que hemos vivido con tanta tranquilidad. Alguien  tiene que intervenir; las autoridades municipales, los jueces, la entidades intermedias, tienen que hacer algo”, resaltó.

Comentarios