El Colegio Diocesano San José, todos los años realiza una rifa, con un costo de $400 por número y en esta edición sortearon 15 premios a mediados del mes pasado, en conmemoración del decimoquinto aniversarios de la institución, donde el premio mayor fue un vehículo 0Km. Pero para sorpresa de muchos, el gran ganador fue nada más y nada menos, que el Padre Ramiro Sáenz.

Desde Malargüe a Diario dialogamos con el afortunado cura párroco, quien informó que lo sorprendió el resultado del sorteo y al consultarle por el auto que ganó, la respuesta fue: “Me da vergüenza, pero no sé qué auto es, ni he averiguado”.

Además, el Padre Ramiro aprovechó la oportunidad para despejar algunas dudas, “Yo sé que muchos se alegran, otros piensan mal, unos dicen qué casualidad y otros… el cura tiene suerte o el cura hace trampa”, por eso, para evitar “malos pensamientos o la tentación de pensar mal del otro” aclaró que todo se hace ante escribano y el público en general también puede corroborar la rifa. En esta ocasión, la misma fue fiscalizada por la escribana Carolina Lanesse, quien cuenta con un prestigio intachable.

La metodología de la premiación es “Sale o Sale” y en esta rifa del 16 de diciembre, el primer número que correspondía al premio mayor fue anunciado al público, sin embargo éste no había sido vendido, por lo que se procedió a sacar otro, lo que reavivó las esperanzas de los expectantes participantes. Pero, con este segundo número sucedió lo mismo, no había sido vendido y como se dice en la jerga… La tercera es la vencida… En esta oportunidad, el ganador fue el padre Ramiro. Cabe destacar que se vendió el 70% del total del talonario.

Siguiendo con nuestra entrevista, se le consultó al cura cuál es el secreto de su éxito, teniendo en cuenta que no es el primer auto que se gana en este tipo de sorteos, ya que en el 2011 también sacó el premio mayor, a lo cual nos comentó que anualmente compra varios números, “Este año fueron 45 y el año pasado 60”, puntualizó.

“¿De dónde saco la plata?” se auto cuestionó, “aclaro todo, no sé si la duda es de la DGI, (entre risas) pero aclaro, mis padres han dejado algunos bienes para los hijos, yo tengo una renta y lo pongo todo para el colegio, una manera es hacerlo directamente y otro es para la rifa que va toda para pagar gastos del colegio”.

Ya hilando un poco más fino sobe las claves de la suerte, “Para sacarse el auto hay dos secretos, comprar muchos números para tener más posibilidades y prometerle a San José, que si se lo saca, lo donará al colegio”, reveló.

El padre aclaró que este auto lo rifará, así como también lo hizo con el que ganó en el 2011 y lo recaudado será para el colegio diocesano San José, del cual él es parte de la comisión directiva.

Los otros dos premios en los que fue beneficiado el Padre Ramiro, fueron una bicicleta y un juego de valijas, que también se van a volver a sortear a fines de febrero, con un costo menor que la rifa anterior.

Ya para finalizar, el sacerdote anticipó que en marzo realizará una rifa para sortear el auto, pero bromeó: “Prometo no comprar ningún número”.

Comentarios