Luego que desde este medio se informara sobre un incendio que afectó a una casa de familia y como consecuencia perdieron gran parte de sus bienes materiales, la respuesta de los malargüinos, que ayudaron desinteresadamente, no se hizo esperar.

El pasado lunes parte de una casa ubicada en la calle El Alambrado al 2.147 del barrio Municipal fue envuelta en llamas, quemándose gran parte de los objetos materiales, sin que se lamentaran víctimas.

El fuego, que al parecer se originó a raíz de una vela, arrasó la cocina, comedor y el baño, por lo que el techo quedó prácticamente destruido.

La familia perdió todos los electrodomésticos (lavarropas, heladera, DVD, procesadora, televisor, entre otros), como así también muebles y gran parte de la ropa.

incendio-casa 2

 

Eliana Letica Arenas, dueña de la propiedad incendiada agradeció profundamente a las personas que los ayudaron. “La respuesta de la gente ha sido impresionante, impactante, muchas personas han colaborado, han venido con lo poco o lo mucho que podían, es destacable la voluntad de la gente.”

Los malargüinos, con la bondad desinteresada que los caracteriza, no hicieron oído sordo a esta situación, es por eso que desde el día del siniestro se han acercado a la vivienda para colaborar con ropa calzado, colchones y mercadería. “A veces se mete a todos en la misma bolsa, con la cantidad de robos que hemos sufrido por ejemplo, pero en estas situaciones te das cuenta que hay más gente buena que mala”, destacó nuestra entrevistada.

A pesar de la gran colaboración de la gente, aún le faltan muchas cosas a esta familia, compuesta por un matrimonio, una nena de 3 años, un varón de 9 y un adulto. “No tengo electrodomésticos, sillas ni mesa” informó Leticia, y en cuanto a la ropa agregó: “es complicado porque somos de talla grande, y mi hijo es talle 16, por eso tenemos que seleccionar la ropa que nos trajeron.”

Además, una de las cosas que más precisan son cables, porque toda la instalación eléctrica se perdió y actualmente viven sin luz, ni agua ni gas.

Eliana, lejos de estancarse ante el lamentable hecho, con optimismo destacó: “tenemos salud para seguir peleando” y luego concluyó diciendo “muchísimas gracias, de todo corazón a la gente que se acerca a traernos cosas, como así también le agradezco a los bomberos que vivieron rápido y a todos los vecinos que nos ayudaron. Gracias infinitas a todos.”

Comentarios