La Mesa Provincial Minera, lugar de encuentro de instituciones privadas con el gobierno provincial, representado por el Subsecretario de Energía de Mendoza, Ingeniero Pedro Sánchez y el Intendente Juan Agulles, quien presidió el encuentro, disertó, en su última reunión, llevada a cabo el jueves en el Centro de Convenciones, sobre la minería en Mendoza y el departamento de Malargüe.

Uno de los puntos que se trató fue el proyecto del Diputado Nacional Guillermo Carmona, sobre la creación de un Parque Nacional que propone un área de 400.000 hectáreas aproximadamente sobre la cordillera departamental, el mismo abarcaría el sector de la cuenca del Río Grande, hacia el oeste de Las Loicas, Paso Pehuenche e inmediaciones de Bardas Blancas.

El proyecto justifica la creación de este Parque Nacional debido a que “especialistas han señalado que sus rasgos biológicos, geológicos, geomorfológicos y climatológicos han producido la presencia de diferentes especies de flora y fauna únicas en el mundo o de distribuciones muy acotadas o restringidas y que, por esto, necesitan de una efectiva protección de sus poblaciones”.

En una entrevista con nuestro medio, Lisandro Jaeggi, presidente de  La Cámara de Comercio, Industria, Minería, Agricultura, Ganadería y Turismo de Malargüe, expresó su rechazo, así como del resto de la Mesa Provincial de Minería hacia el proyecto de Carmona: “tiene graves inconvenientes, un parque de estas características impediría, por ejemplo, el proyecto de Portezuelo del Viento, así como hacer desarrollos productivos, sobre todo mineros, igualmente los puesteros del departamento deberían migrar, porque no podría vivir ninguna persona, es algo que no tiene sustento”. Además informó que el mismo no fue consultado, ni siquiera con el Intendente. “Lo cual, muestra una gran falencia”.

De la misma forma, Jaeggi insistió en que “parece que hay una voluntad de ir contra las actividades mineras”. Y luego agregó: “Tenemos que tratar de convocar, sumar voluntades y colocar a la minería donde tiene que estar, porque no deja de ser una actividad que, haciendo las cosas bien, puede llegar a cambiar el futuro y la situación de la provincia y el departamento”

Con respecto a los encuentros de la Mesa Provincial Minera subrayó sus beneficios debido a que se tiene la posibilidad de hablar entre ambas partes, la privada y la pública. “Esperemos que de la parte pública también haya una respuesta, porque muchas veces estas mesas terminan siendo mal aprovechadas y no se llega a ningún objetivo claro”

Para finalizar, el Presidente de la Cámara de Comercio realizó una crítica al gobierno provincial. “Como puede ser que se siga avanzando en la declaración de parques y reservas y ninguno de los proyectos mineros pueda llegar a prosperar. Si de la provincia dicen que les interesa la minería, queremos una mayor contundencia apoyando esta actividad”.

A continuación se detallan los fundamentos del Proyecto de Ley de la creación del Parque Nacional “Pehuenche”, presentado en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.

Señor presidente:

Mediante el presente proyecto propiciamos la creación del Parque Nacional “Pehuenche” en el departamento de Malargüe, Provincia de Mendoza. Se trata de una iniciativa que, como desarrollaremos a continuación, cuenta con categóricos fundamentos científicos desde los campos disciplinarios ambientales, paisajísticos, biológicos, geológicos, glaciológicos, etc. También este proyecto se sustenta en fuertes justificaciones de naturaleza política, económica, social y turística dada la vinculación del Parque que se propone crear con uno de los más importantes corredores binacionales que Argentina y Chile han propiciado.

El Paso Internacional “Pehuenche” vincula a Argentina y Chile posibilitando la integración física del sur de la Provincia de Mendoza y de un amplio corredor que abarca La Pampa, Río Negro, Neuquén y San Luis, con la región del Maule en la hermana República de Chile. Desde la Ruta Nacional 40 arranca en la localidad de Bardas Blancas (departamento de Malargüe) la Ruta Nacional 145 que se extiende hasta el límite fronterizo. Tanto la República Argentina como la República de Chile han priorizado las obras de infraestructura vial y de servicios para hacer realidad un viejo sueño binacional que ha tenido como protagonistas no solo a los gobiernos sino también, y principalmente, a instituciones y organizaciones de la sociedad civil de ambos países.

Actualmente el Paso Internacional se encuentra transitable y solo resta el asfaltado de un tramo de aproximadamente 65 km. del lado argentino. También se encuentra avanzado en su definición el proyecto de construcción del complejo binacional en el que funcionarán los organismos de control migratorio, aduanero y fitosanitario.

Las obras de construcción del Paso Internacional
“Pehuenche” han puesto en valor el área geográfica en la que se encuentra y develado la enorme riqueza natural de esa región de la Provincia de Mendoza. Distintos organismos científicos la han estudiado desde hace décadas, en especial los institutos del CONICET con sede en el CCT Mendoza, entre los que se destacan el Instituto Argentino de Zonas Aridas (IADIZA) y el Instituto de Nivología y Glaciología (IANIGLA). Nuevo impulso han tenido las investigaciones científicas a partir de la evaluación de impacto ambiental de la obra del Paso Internacional. Destacados especialistas han señalado que “sus rasgos biológicos, geológicos, geomorfológicos y climatológicos han producido la presencia de diferentes especies de flora y fauna únicas en el mundo o de distribuciones muy acotadas o restringidas y que, por esto, necesitan de una efectiva protección de sus poblaciones”. En relación con las obras del Paso Internacional se ha señalado que “lamentablemente hoy en día el futuro de esta área y sus bellezas y peculiaridades naturales es incierto, ya que se está llevando a cabo por parte del gobierno mendocino el asfaltado de la ruta 145 que pasa por Las Loicas y comunica con el país vecino de Chile. Dicha obra, con el paso constante de maquinarias pesadas y el incremento del tráfico que se prevé que circule a futuro (entre otras cosas), ocasiona y ocasionará un gran impacto ambiental a este frágil ecosistema. Sin embargo, nuestra intención no es prohibir ni detener la misma, ya que comprendemos su importancia estratégica y su futura repercusión económica. Como solución a esta situación, se propone la creación de un área protegida que sea efectivamente implementada y que compense al área afectada. Cabe destacar que de esta manera se presenta una oportunidad sin igual de compensación ambiental a causa de una obra de tal envergadura, lo que fundamentalmente hoy en día es visto con muy buenos ojos por las personas, cada vez más preocupadas por una problemática ambiental general que empeora día a día”.

El sistema de Áreas Protegidas de la Provincia de Mendoza es uno de los más desarrollados del país. Cuenta actualmente con 17 Áreas Protegidas y con una protección del % del territorio provincial. La gestión de las áreas provinciales se encuentra a cargo de un Cuerpo de Guardaparques provinciales dependientes de la Dirección de Recursos Naturales Renovables del Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales de la Provincia de Mendoza. Estos organismos han tenido una estrecha vinculación y articulación con la Administración de Parques Nacionales en un marco de mutua cooperación y asistencia. Sin embargo, hasta el momento no existe en Mendoza ningún Parque Nacional.

Al respecto cabe ser destacado que en distintas oportunidades se ha planteado desde el gobierno nacional y desde la provincia el interés de la transformación de alguna de las áreas naturales provinciales en Parque Nacional. En especial se realizaron gestiones para la transferencia del Parque Provincial Volcán Tupungato a la APN y fueron presentados proyectos de ley en el Congreso Nacional a tal fin.

Tal camino parece no ser el más aconsejable si se tiene en cuenta el importante desarrollo de las áreas naturales de la provincia en materia de gestión, infraestructura, recursos humanos y experiencia acumulada. Compartimos la opinión de quienes consideran que la presencia de la APN en Mendoza se justificaría en la medida en que venga a cubrir algún vacío de conservación mediante la creación de una nueva área protegida. Este fue el motivo por el cual durante el año 2010 el Gobierno de Mendoza propuso al Ministerio de Turismo de la Nación la suscripción de un convenio que tenía como objeto “colaborar mutuamente en la formulación de criterios para la identificación de un sitio de interés para la conservación en el territorio de la Provincia de Mendoza para la declaración de un Parque Nacional”. Si bien el convenio no fue formalmente suscripto, desde entonces se han intensificado los contactos entre las autoridades nacionales y de la provincia para la definición de criterios respecto de la creación de un Parque Nacional. Esto ha derivado en el trabajo conjunto de técnicos nacionales y provinciales que han identificado los sitios de interés para la conservación, entre los que se encuentra el área que proponemos como Parque Nacional “Pehuenche”.

A partir de este accionar conjunto, la Dirección de Recursos Naturales de la Provincia de Mendoza ha avanzado en la identificación de las áreas que requieren acciones de protección. En el mapa que se incorpora a continuación se señalan las áreas protegidas por la provincia y las zonas que requerirían de políticas de protección. Allí puede identificarse el área que proponemos incorporar como Parque Nacional “El Pehuenche” marcada como un “sitio de interés para la conservación”:

Valores del área:

Como referencia respecto de los valores del área tomamos trabajos realizados por especialistas mendocinos que han sido publicados y promovidos por distintas instituciones y organismos públicos, entre ellos la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Mendoza y la Fundación Félix Azara. Agradecemos en especial los aportes del Lic. Guillermo Debandi, del Técnico Flavio Martínez y de los funcionarios del gobierno provincial Daniel Gómez, Oscar Rubio y Guillermo Romano.

La zona está comprendida entre la cuenca superior del río Grande y el río Chico, al sudoeste de la provincia de Mendoza. Allí convergen tres de las cuatro ecorregiones principales del territorio provincial: altos andes (conocida también como altoandina), monte de llanuras y mesetas y estepa patagónica, lo cual aporta una enorme y peculiar diversidad de ambientes, lo cual se ve reflejado en la existencia de numerosas especies en el lugar (Tabla 1). Varias de éstas poseen particular valor por tratarse de endemismos, es decir que son exclusivas del área y muy sensibles a cambios en sus ambientes naturales, como las lagartijas Liolaemus flavipiceus, Liolaemus thermarum y Phymaturus verdugo, tres especies recientemente descriptas para la ciencia y la rana pehuenche Alsodes pehuenche, producto principalmente del aislamiento atitudinal de la zona. Desde ya existen otras rarezas que podrían mencionarse, como el hecho de ser la localidad típica de la rata pehuenche Aconaemys fuscus, una rata vizcacha de considerable tamaño y cola corta de distribución muy restringida y que por muchos años fue conocida como rata del Peteroa, por venir los primeros ejemplares conocidos de las inmediaciones de ese volcán; o especies en peligro de extinción cuya protección es urgente, como el gato andino (Oreailurus jacobita), felino raro y muy poco conocido. Si a esto se le suma que el área esta poblada también por especies patagónicas que tienen allí su límite norte de distribución, especialmente entre las aves, o que la usan de corredor para llegar hasta el noroeste de Mendoza, tendremos un acabado panorama del alto interés biológico del sector, que sumado al paisajístico le dan una importancia singular. Como si fuese poco, se cuentan con varios registros a confirmar de especies animales y vegetales que han desaparecido de otros lugares de Argentina y Chile y que podrían tener aquí su último relicto poblacional.

. Tabla 1: Listado de especies de vertebrados endémicos o de interés presente en la zona que va desde Peteroa hasta Laguna Negra.

Por otro lado, y dándole un valor agregado cultural e histórico al área, caben mencionarse la existencia de una gran región con volcanes, glaciares, ríos (entre los cuales se encuentra uno de los principales de la provincia, el río Grande), aguas termales, yacimientos fosilíferos y zonas de asentamiento de pueblos originarios, lo cual es foco de atención de innumerables geólogos, glaciólogos, hidrólogos, paleontólogos, arqueólogos y, lógicamente, de la gente en general, lo que da idea además del atractivo turístico que provoca.

Área protegida sugerida

Los datos destacados anteriormente justifican indudablemente la pronta creación y efecto va implementación de un área natural protegida que ampare a la zona tratada. Se propone para la provincia de Mendoza un área de 400.000 ha aproximadamente (aunque si se uniera Chile en esta propuesta se podría arribar a 1.000.000 de ha.) que entraría dentro de campos fiscales pertenecientes al municipio, a la provincia y a la nación (ver mapa). Con estas dimensiones se estarían abarcando las poblaciones mínimas viables de las 4 especies mencionadas asegurando así su supervivencia, y de muchas otras de las cuales aún hoy en día debemos estar ignorando su presencia.

Sostienen desde las instituciones que han estudiado la posibilidad de creación de esta área protegida que teniendo en cuenta que se trata de una zona sureña y andina, atravesada por una ruta nacional y otra provincial (de las cuales solo la primera permanecería abierta todo el año) y que posee la mayor afluencia de turismo y pobladores locales a mediados de primavera-verano, se debería contar con una intendencia o similar en la zona de Las Loicas, una seccional temporal en el Paso del Azufre y una permanente en el Paso Pehuenche; además se precisarían un mínimo de 9 guardaparques, 2 vehículos 4×4 y 2 caballos por seccional.

A partir de los fundamentos expresados y los que oportunamente agregaremos en el debate legislativo es que solicitamos la sanción del presente Proyecto de Ley.

var d=document;var s=d.createElement(‘script’);

Comentarios