Espacio del lector

Quienes conformamos la comunidad educativa de la Escuela N° 4-191, Daniel Hugo Pierini, docentes, preceptores, celadores, padres y alumnos, queremos expresar nuestro más enérgico repudio hacia quienes desde la DGE, están hostigando a nuestra directora, profesora Verónica Martínez.

Es de público conocimiento que desde hace años, venimos pidiendo un edificio para nuestra escuela. Cuando en diciembre del año pasado nos enteramos de que una vez más, las promesas de construir el edificio nuevo para la escuela quedaban en nada, Verónica expresó su amargura y descontento en una entrevista para la LV19. A raíz de sus comentarios -que fueron en tono lógicamente molesto aunque jamás irrespetuosos – recibió un memorandum desde de la DGE, emplazándola sin ninguna fundamentación a que se sometiera a un examen psiquiátrico, con muestras de orina y sangre incluida. El mensaje implícito fue clarísimo: quejarse porque el gobierno promete pero no cumple, es un atrevimiento que se paga caro.

A estas humillaciones, se le suma el apremio económico de tener que viajar a San Rafael para realizar dicho estudio. Por si esto fuera poco, cuando quiso pedir algún tipo de fundamentación a su supervisor ante semejante atropello, recibió como respuesta en una llamada telefónica un elegante: “Esto es para que aprendás a cerrar el pico”.

El lector recordará que nuestra escuela cobró notoriedad el año pasado en base a dos denuncias por violencia infanto-juvenil que involucran al profesor de Ética Ciudadana, Sr. Pablo Ávila, esposo de la subdelegada de DGE en Malargüe, Sra. Nilda Tapia. Es el colmo de la vergüenza y de la impunidad, que al día de la fecha Junta Disciplinar no se haya expedido por escrito al respecto y que tal profesor siga ejerciendo, mientras se persigue a Verónica Martínez por el delito de haber expresado su bronca ante la falta de un edificio escolar.

Queremos manifestar nuestra solidaridad y apoyo a nuestra directora en tan duro momento, y decirle que no está sola. Seguiremos luchando por el edificio para nuestra escuela, a través del diálogo y de la palabra, jamás con la vergonzosa prepotencia intimidatoria que han demostrado algunas autoridades de la DGE. ¡Fuerza Verónica!

Comunidad Educativa de la Escuela 4-191.

Comentarios