El superintendente General de Irrigación, José Luis Álvarez, visitó el departamento de Malargüe en medio de una recorrida por el Sur provincial, y detalló las obras que se realizarán allí, como parte del Plan Obras 2014.

La zona de riego Malargüe tendrá su periodo de corta anual de agua desde el 9 de junio hasta el 8 de agosto, tiempo durante el cual se realizarán obras de reparación y renovación de compuertas, partidores y secciones de aforos; mejoras y modernización del Dique Blas Brisoli; construcción de oficina de jefatura de riego y rectificación del Canal Matriz Cañada Colorada. Para todo esto, se invertirán más de 2 millones de pesos.

Entre las obras que llevará adelante, Irrigación instalará un nuevo sistema de manejo para el Dique Blas Brísoli. “Estamos incorporando el manejo a distancia para el Dique, una obra muy necesaria, ya que cuando hay tormentas se pone en riesgo la vida los diqueros. Este año, esa situación quedará solucionada”, afirmó José Luis Álvarez.

Además, Malargüe ya cuenta con cuatro puntos de medición telemétrica, para un seguimiento efectivo y en tiempo real de los caudales. “Hoy en día es muy importante contar con la tecnología de las comunicaciones y ver online qué pasa qué pasa con el agua en cada lugar de Mendoza. Estamos desarrollando una red que, antes de fin de año, contará con más de 100 puntos en toda la Provincia y que planeamos duplicar anualmente. Este sistema nos envía una alerta cuando hay una variación de más del 10% en los caudales, para que tomemos conocimiento y evaluamos la situación”, agregó el titular de Irrigación.

La visita se realizó en el marco de reuniones que Álvarez mantuvo con el Presidente de AySAM, Guillermo Amstutz, y autoridades de los municipios sureños, a fin de coordinar planes de acción en conjunto para asegurar la eficiencia hídrica provincial. “Queremos ponernos de acuerdo en las políticas que tenemos que desarrollar, ya que nosotros le entregamos el agua cruda a AySAM para que después la procese y la entregue a los vecinos, en coordinación con las inspecciones de cauce. Una de las tareas es minimizar el impacto que tiene el vertido de efluentes y residuos en nuestros canales y la red de riego”, concluyó Álvarez.

Fuente: Área de prensa de Departamento General de Irrigación.

Comentarios