Como ya lo había anticipado el servicio meteorológico, la alerta estaba vigente y la posibilidad de un ventarrón fuerte ya era casi un hecho. Desde la noche del martes las fuertes ráfagas comenzaron a soplar en nuestro departamento y ya en horas de la mañana la velocidad del viento fue mayor.

Damián Contreras, Director de Defensa Civil, dialogó con Malargüe a Diario e informó que, por lo menos en horas de la mañana, no recibieron denuncian por problemas en techo o árboles, pero más allá de esto realizaron un recorrido por algunos barrios para constatar la situación.

Contreras informó que las ráfagas tuvieron una velocidad de 45 kilómetros por horas y la mayor se registró a las siete de la mañana con una velocidad de 95 kilómetros. Si bien el suelo de Malargüe estaba húmedo, por la nieve y lluvia que se precipitó en la jornada del martes, tampoco se registraron caídas de árboles.

Comentarios