El problema en la escuela 1-718 Profesor Nicolás Bustos Dávila es por la falta de calefacción y el inconveniente comenzó a fines de abril.

La preocupación de los padres por esta situación los llevó a tomar medidas, teniendo en cuenta que el problema no se soluciona. El 29 de abril la bomba de agua de la calefacción dejó de funcionar y el aparato fue enviado a Mendoza para ser reparado. Mientras que de forma paralela se solicitó una nueva bomba a Buenos Aires.

Al no funcionar la calefacción los directivos decidieron reducir el horario de ingreso del turno mañana, por lo que los estudiantes entraban a las 9 o 10, mientras que los del turno tarde se retiraban a las 17 horas.

Esta semana llegó la nueva bomba de Buenos Aires, pero no es la correcta y los técnicos intentaron adaptarla. Al día de la fecha el incoveniente persiste y las bajas temperaturas no pasan desapercibidas, al punto que algunos alumnos se han descompuesto del frío.

En base a esto, la Comisión de Emergencia de la escuela Profesor Nicolás Bustos Dávila convoca a los padres del turno mañana y tarde de dicha institución, a una reunión que se llevará a cabo este jueves a las 9 horas en el local escolar. Allí se tratará la problemática en cuestión. “La intención es que los alumnos no pierdan más días de clase, por lo que se solicita asistencia y compromiso de todos los padres para poder encontrar juntos una solución al problema”, según acusa el comunicado.

Comentarios