Uno de los operativos fue en el barrio Martín Güemes, lugar en el que los uniformados interceptaron a un joven que se trasladaba en una moto, de color negro. En el control se logró establecer que el conductor era menor de edad y teniendo en cuenta que la motocicleta no tenía dominio, la misma fue trasladada hasta la dependencia.

Allí en la Comisaria se logró establecer que el rodado era de procedencia dudosa, dado que tenía los números de motor y de chasis limados, según informó el subcomisario Mauricio Ferreyra a este medio.

También en otro operativo se logró secuestrar otra moto, de color gris, la cual no tenía chapa patente y también tenía los números de chasis y de motor limado, por lo que fue secuestrada y su conductor quedó alojado en Comisaría 24.

Por directivas del magistrado, los menores que conducías los rodados recuperaron la libertad y fueros restituidos a sus padres, mientras que a personal policial le quedará la tarea de investigar si las motos están denunciados como robadas y además se trabajará en dilucidar el número real de motor y de patente de los vehículos.

Ferreyra finalizó diciendo que se ha puesto a disposición una movilidad de la policía pura y exclusivamente para hacer operativos en la calle, tanto de día como de noche, a los efectos de secuestrar vehículos de dudosa procedencia.

Comentarios