El departamento sureño desde hace ya varios años que viene sufriendo con el problema del faltante de gas y a esto se suma que es uno de los departamentos más fríos no solo de la provincia, sino del país. El crecimiento poblacional ha sido significativo, rondando actualmente un total de 28.000 habitantes, de los cuales muchos esperan en los nuevos barrios el derecho de poder conectar su red de gas y dejar de utilizar las garrafas o leña.

En el año 2006 el ministro nacional Julio De Vido y el senador nacional Celso Jaque  prometieron la obra del gasoducto Papagayos- Malargüe, la cual se le adjudicó en el 2011 a la empresa Odebrecht. Sin embargo, “Mendoza ha puesto una objeción muy importante a nivel legal para seguir agregando cargos al gas, el gasoducto Malargüe sería posible si lo bancábamos entre todos los mendocinos con un cargo”, advirtió el ministro provincial de Infraestructura, Rolando Baldasso.

La nueva alternativa, o promesa, sería un gasoducto no solamente para Malargüe, sino que vincule al departamento con Los Cavaos, Los Cavaos- El Portón.

Siete años son los que ha esperado Malargüe por esta obra, sin embargo Baldasso indicó que ahora que YPF es del estado nuevamente, van a trabajar en un proyecto que le sirva tanto a los mendocinos, como a los malargüinos y a todos los argentinos.

En referencia a tiempos, el ministro declaró: “ustedes no tienen problemas porque entre todos los argentinos estamos bancando con un sistema donde el GLP es subsidiado para todo Malargüe, entonces el tiempo que van a esperar será de uno o dos años, pero va a salir…”


El comentario fue muy disímil de la realidad de Malargüe, porque sí hay problemas en el departamento y más aún en invierno, donde el consumo aumenta, a tal punto que por momentos a algunos usuarios se los priva del suministro. Ante este reclamo, Baldasso contestó que hay problemas en toda Argentina con el gas y agregó que también hay restricciones en San Juan,  en General Alvear y en todo el país porque no hay producción suficiente de gas, por lo que lo primero que hay que hacer, según el entrevistado, es incorporar producción de gas a la red.

Teniendo en cuenta las diarias y largas colas que deben hacer los usuarios a la hora de cargar GNC en la única estación de servicio de Malargüe, el ministro informó que se está realizando una modificación de la planta de gas licuado de petróleo. Dicha ampliación se está efectuando con el objetivo de mejorar el servicio y estaría lista a fines de julio, aumentando en 170 m3 la capacidad de reserva que hoy es de 255 m3.

Malargüe se abastece de gas licuado de petróleo (GLP) o propano comercial, transportado en camiones y en el caso en el que se corte la ruta nacional número 40 por contingencias climáticas, el producto no llega. Este es uno de los motivos por el que se está extendiendo la planta de gas licuado.


Muchas familias de barrios nuevos esperan poder conectarse a la red, sin embargo desde el año pasado, Ecogás dejó de otorgar autorizaciones para realizar ramificaciones de redes de gas a vecinos que lo soliciten, por lo que la calefacción con leña o mediante gas en garrafas es la única alternativa.

Comentarios