La Directora de Educación Especial de la Provincia justificó la decisión.

La escuela de educación especial Nº2-030 Juan Maurín Navarro se convirtió en el foco de atención esta última semana, debido a la reconversión de un cargo para atención de alumnos imposibilitados de asistir a clases, es decir, el servicio domiciliario.

Desde Malargüe a Diario dialogamos con la Directora de Educación Especial de la Provincia, Susana Yelachich, quien justificó la medida dispuesta por ella: “Es una escuela de educación especial con un servicio de docentes domiciliario, no es domiciliaria.  En este servicio hay un cargo que está vacante que está reconvertido para atención de alumnos con discapacidad que están incluidos en la escuela secundaria. Tenemos la escuela 2-003 Silvestre Peña y Lillo que funciona en el Hospital Pediátrico Humberto Notti  y no tenemos el corazón partido entre niños discapacitados y enfermos, porque los atendemos a todos y tenemos en esto una experiencia de más de 79 años, como la escuela ha tenido 2, 2, 5 7, recién en septiembre ha tenido 8 alumnos, ese cargo que ha quedado vacante pasó a esta escuela que tiene 18 alumnos que están incluidos en secundaria”.

La funcionaria quiso llevar calma a la población al expresar que “de acuerdo a la necesidad del servicio se les van a abrir horas el año que viene. No hay ningún problema, están todos atendidos, los chicos con discapacidad y en situación de enfermedad”.

Por su parte, Milena Vincent, docente y ciudadana preocupada por esta situación manifestó: “Me encuentro dolida por una medida que me parece avasallante. Hablé por una medida donde el cargo ha sido reconvertido y no es nuestro departamento, se lo llevaron.” A lo que agregó: “Salí defendiendo a la gente de Malargüe, a los niños de Malargüe, acá cierran un cargo que tiene historia, lo que sí se abrían eran siempre 12 horas para cuando se excedía la matrícula”.

Por otro lado, Yelachich recordó que cuando asumió en el 2016, “a la escuela de Malargüe le di un cargo de atención temprana, uno de psicomotricidad, le ampliamos la hora de trabajador social y les dimos lo que necesitaban para el equipo de orientación. Es de acuerdo a la necesidad del servicio, todo lo que necesite Malargüe lo van a tener, ellos piensan nada más en el servicio en este momento y yo tengo que pensar en todos los chicos discapacitados y enfermos de la provincia”, justificó la funcionaria y reiteró que “ninguno de estos chicos se va a quedar sin servicio, no puede haber 18 chicos de escuela secundaria que no tienen una maestra que los vaya a apoyar porque van a fracasar y de acuerdo a los números que me pasa la directora, a través del parte mensual, es la estadística que tengo y si estaba incompleta es porque no tenían todos los números porque no me los habían mandado, eso corresponde mandarlos a ellas (por las docentes).  Están pensando que le estamos quitando un cargo a Malargüe pero por qué no piensan en todos los cargos que le dimos a Malargüe. Si la necesidad va a ser para domiciliaria le daremos un paquete importante de horas para que las vayan abriendo de acuerdo a las necesidades del servicio, no es un cierre de cargos, no es un recorte, es la reorganización de los servicios que tenemos dentro de la educación especial para poder abarcar cada vez mayor cantidad de servicios”, concluyó Yelachich.

Cabe recordar que el servicio de docentes domiciliarias consiste en la asistencia de una de ellas al hogar del niño que tenga un certificado médico de un mínimo de 30 días y un máximo de 60, que se puede ir renovando en caso de ser necesario. Cuando el niño obtiene el alta médica vuelve a su escuela.  Este es un servicio que no cuenta con una matrícula estable, cada niño pertenece a una escuela de origen.

Comentarios