El pasado 16 y 17 de mayo, la licenciada María Elena Sánchez tuvo a su cargo una jornada en la que se pusieron en práctica diversas dinámicas hasta llegar a la producción de un mandala personal. La misma contó con una numerosa concurrencia y alentó a sus organizadores a repetir la experiencia.

Se trata de un arte milenario que permite por medio de un soporte gráfico llegar a la meditación y a la concentración, para re-descubrir nuestra propia naturaleza y creatividad.

Los mandalas actúan sobre nuestros hemisferios cerebrales a través de los colores y las formas geométricas. Influyen en nuestra psique, modificando nuestras emociones, equilibrando nuestra energía, conectándonos con nuestro subconsciente y trayendo a la luz lo que no vemos a simple vista.

Uno de los beneficios de esta técnica es que permite un profundo encuentro con uno mismo. Conduce a descubrir zonas hasta entones desconocidas, donde brota la sabiduría interior y ayuda a centrarnos cuando estamos dispersos o perdidos, dando calma en los momentos críticos de la vida o existencia.

Para mayor información dirigirse a Elisa Berbel 02604573415 (elisaberbel@yahoo.com.ar) o Verónica Morales 02604335257 (veroalemorales@yahoo.com.ar).

Comentarios