El trabajo comenzó hace más de un año y consiste en la instalación de un radar secundario, se espera que ya para febrero esté funcionando. Este radar es parte de 22 que se colocarán en distintos aeropuertos del país.

Roque Vázquez, Jefe del Aeródromo Malargüe dependiente de ANAC, explicó que este equipo es parte del sistema nacional de radariazación y tiene como objetivo el control de tránsito aéreo.

“A las aeronaves se les asigna un código y el mismo es captado por el radar, de este modo se las diferencia de las otras aeronaves,” expresó nuestro entrevistado. A lo que aclaró que no es para el control del narcotráfico.

Vázquez adelantó que el aparato es manejado desde Córdoba y “se está gestionando para que en la torre de control local quede una presentación en una pantalla, que no va a ser control radar, sino que ayude al control manual que hace la torre de Malargüe.”

 

Comentarios