Mientras que en la ciudad de Mendoza continúan las negociaciones entre el gobierno y los policías mendocinos, luego de una jornada complicada en la que hubo saqueos, intentos de saqueo o simplemente oportunistas que aprovecharon la confusión, la realidad en el departamento de Malargüe es muy particular.

En horas de la tarde varios supermercados y mueblerías cerraron sus puertas a modo de precaución, mientras que desde la Comisaría 24 se llevó tranquilidad a la comunidad y garantizaron la seguridad en el departamento.

Desde este diario nos comunicamos constantemente con el subcomisario Mauricio Ferreyra, quien fue actualizando el panorama permanentemente.

Ya pasada la media noche, desde nuestro medio hicimos un recorrido por distintos sectores de la ciudad y pudimos observar que los supermercados están custodiados ya sea por particulares que fueron contratados para resguardar el comercio, o por personal de seguridad privada. Mientras que en la avenida San Martín hay una fuerte presencia de personal de seguridad privada.

Así mismo, la presencia de uniformados de la Comisaría 24 no pasa desapercibida, siendo constantes los patrullajes tanto en el centro como en los barrios más alejados. Al consultar a algunos policías sobre cómo será el trabajo, comunicaron que patrullarán durante toda la noche y además algunas movilidades de la zona rural se sumaron a la labor.

En horas de la tarde se generaron muchos rumores y pocas certezas, pero lo cierto es que, por lo menos hasta el momento, el departamento más austral de la provincia es noticia y no justamente por robos ni disturbios, sino por la tranquilidad que abarcó los cuatro puntos cardinales.

Comentarios