En una finca ubicada al Sureste del departamento, en la mañana de este miércoles personal de Ganadería de Malargüe procedió a un remate de animales en pie (vivos).

Dos equinos y setenta y dos caprinos fueron los animales rematados por intermedio de un escribano público. Seis de estos animales fueron secuestrados en la vía pública por personal de policía rural, mientras que los otros surgieron de un desalojo y allanamiento en un campo del departamento.

Después de dos meses de ser capturados y ante la ausencia de sus propietarios, la ley de ganadería contempla que estos animales pueden ser vendidos. Con el dinero recaudado se solventan algunos gastos como traslados, estadía y alimentación de los mismos y el resto queda para ganadería de la provincia.

En dialogo con el doctor Juan Manuel Hernández, jefe de ganadería en Malargüe, informó a nuestro medio que éste es el primer remate de este tipo en el departamento, pero se seguirán realizando otros con todos aquellos animales que sean secuestrados en la vía pública y los dueños no los reclamen.

Comentarios