El Campeón Mundial demostró una combinación de potencia e inteligencia para liquidar a un duro y guapo rival

Con un imponente estadio Deportista Alvearense y un eufórico público, que fue puntual en la cita, comenzó una jornada boxística que marcó un hito en la historia del vecino departamento de General Alvear. La cantidad de entradas a la venta era de 3.500 y se vendieron en su totalidad, llenando por completo el polideportivo, pero sumado al número mencionado se le suman unas 500 personas más de la organización, prensa, seguridad, autoridades y demás invitados.


Andrés Nieto, padrino deportivo de Juan Carlos Reveco, destacó la buena organización, la cual fue muy prolija y puntual. Posiblemente, esta reseña de pie para que nazca una nueva sede para el box sureño. Juan Carlos Dipaolo, Intendente del departamento destacó a nuestro medio la alegría por poder tener en su ciudad un evento de estas características y agregó que la intención es continuar brindando este tipo de espectáculos que tanto le gusta a la gente.


Cuatro fueron las peleas que hicieron de ante telón para calentar el ambiente. Pasadas las 21:30 y como dijimos anteriormente, con mucha puntualidad por parte de la organización, se dio inicio a la velada boxística. Los pugilistas Claudio Aguirre y Walter Cerda en la categoría Super Gallo, fueron los primeros en medirse. Los jóvenes boxeadores dejaron todo en el cuadrílatero, fue una entretenida pelea que le dio calor a un polideportivo repleto. Finalmente ganó el mendocino Aguirre por escasos puntos, los que le bastaron para quedarse con el pleito.


Posteriormente Roberto Ogas y Jorge Muñoz se subieron al ring, con cuerpos más estilizados pero con una combate no tan dinámico como el anterior, el sanrafaelino Muñoz metió un derechazo que puso de rodillas a su oponente, ganando en el minuto treinta y dos por nocaut.

Maximiliano Mujica y Maciel Rubén también chocaron sus guantes, pero la pelea terminó en el segundo round cuando Mujica metió una impresionante derecha que terminó por derribar a su oponente.

La pelea de semifondo estuvo a cargo del mendocino Patricio Pedrero, quien se midió con Ramón Muñoz. Pedrero dominó el pleito y poco a poco fue demoliendo al neuquino Muñoz. El mendocino fue aplaudido por el público y el fallo de la pelea lo dictaminó como ganador por puntos.


Llegó el Cotón y el público estalló

En la pelea más esperada de la noche hizo su arribo primero el mexicano Ulises “El Ratoncito” Lara y posteriormente sonaron “Los Caminos de la vida”, anunciando la entrada del Campeón Mundial Mosca de la AMB Juan Carlos “Cotón” Reveco, lo que hizo que el público estallara en aplausos y gritos de aliento hacia el pugilista malargüino.

Y comenzó la pelea. En un principio Reveco sufrió algunos resbalones, lo que hizo que no pudiera moverse naturalmente. A los pocos minutos de comenzado el primer round un par de izquierdas de Reveco colorearon la oreja derecha del mexicano y el público se entusiasmo y coreo el nombre del Campeón.

Ya en el segundo round Reveco recibió un par de golpes en su rostro, la guardia baja y el poco agarre de sus zapatillas preocupó a su equipo, por lo que el cambio de calzado se hizo necesario.

La tercera ronda fue muy distinta, los golpes se agarraron a los puños del Campeón y el mexicano comenzó a sentir el peso de los guantes del malargüino.

En la cuarta, el Cotón estudió más a su adversario, se lo notó más tranquilo y colocó un fuerte golpe en el mentón del mexicano, mientras Lara reclamaba un golpe bajo por parte de Reveco.

El quinto asalto fue con una clara ventaja para el campeón. Al mexicano le sangraba la nariz y Reveco metió varias combinaciones de golpes rápidos.

Después de que a Lara lo revisara el médico, continuó la pelea con el sexto asalto. El mexicano besó la lona, quedó sentido y aguantó. Después de una de las caídas, el ratoncito tiró su protector bucal, por lo que reclamaba tiempo para que pudiera buscar otro, pero árbitro, quien al parecer no se había dado cuenta de esto, pidió que siguiera la pelea. Reveco lo pus
o contra las cuerdas y dejó caer sobre su contincante una seguidilla de golpes, hasta que el mediador los separó y notó que el mexicano no tenía el protector bucal, lo que generó un fuerte reclamo del sector azteca.

En el séptimo asalto, el mexicano se recuperó, resurgió de las cenizas, tuvo una recuperación increíble y le peleó de igual a igual a Reveco.

Octavo round, el decisivo, un mexicano duro que besó la lona tres veces, se levantó y siguió peleando, pero el Cotón lo demolió y sacó a relucir esa garra de campeón, donde a los 2:52 se consagró como ganador por nocaut.

{oziogallery 321}

El público hizo sentir el apoyo hacia el púgil malargüino, fue un combate excelente y el 22 de junio quedó en el recuerdo de los alvearenses por este triunfo de Reveco.

Parado en el medio del cuadrilátero Reveco le agradeció a todos los presentes que lo acompañaron, recordó a Marcelo Rubilar, un amigo que falleció hace algunos días y le envió un especial saludo a su mamá, quien se encontraba con problemas de salud.

Una vez terminada la pelea dialogamos con José Enrique Reveco, padre del “Cotón”, quien destacó estar muy orgulloso de su hijo porque se ha esforzado mucho y adelantó “Campeón hay para rato”.

Comentarios