Así quedó demostrado este viernes en el gimnasio cerrado del Sporting Club Villa La Ñata, Tigre en la que casi 2500 personas vieron como solamente dos rounds, fueron suficientes para que Juan Carlos Reveco (50,700 kilos) noqueara al panameño Manuel Vides (50,800 kilos) y retuviera por sexta vez la corona Mosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

“Cotón” demostró que está en su mejor momento al batir sin problemas a Vides. El campeón mendocino, que sabe de sacrificios porque de chico trabajaba en las papas en su querido Malargüe, sin el más mínimo esfuerzo y demostrando que su gancho al hígado está intacto, se sacó de encima un rival que le trajeron para mantenerse activo.

coton-reveco-2

Muy confiado, antes de la pelea ya había dialogado con “Malargüe a diario” de manera exclusiva en su camarín y anticipado que si las cosas salían bien, el combate había que definirlo rápido para no arriesgar. Y así fue. En el primer round, el Cotón se estableció en el centro de la escena con pasos cortos y medidos, y achicándole los espacios a su retador le hizo sentir las manos al panameño y hasta lo mandó a la lona en el final del parcial con un gancho al plexo, pero la campana estiró la agonía del panameño, porque el árbitro Tony Weeks -el mismo de la mítica pelea de Maravilla Martínez y Chávez Jr.- ya le había contado a Vides hasta 8.

No obstante, las horas o permanencia de Vides arriba del cuadrilátero estaban contadas. En la segunda vuelta, Reveco no le dio espacio para la recuperación y salió decidido a terminar con el pleito cuanto antes. Con sus habituales combinaciones de jab, Cotón lo encontró a Vides cada vez que se lo propuso. Así, en el final de la ronda, a los 2:40 con una ráfaga de golpes y un recto de derecha a la mandíbula definió la pelea. Cumplió con sus deberes y no se complicó. Hizo lo que debía. Demostrar que el nivel no bajó y que necesita otra clase de rivales y que la ilusión de volver a pelear en el Lejano Oriente está más cercas.

Demostró que no necesita de “flashes” o grandes luces, porque él tiene luz propia, esa misma que consiguió hace varios años en base al esfuerzo, sacrificio y conducta, primero abajo y luego arriba del ring.

“Estoy muy contento, porque volví a noquear. El rival tenía dos derrotas, pero era mucho más largo que yo. Por suerte, no me compliqué y le entró fácil la mano abajo. Tengo que seguir así, porque deseo volver a pelear en Japón”, expresó el campeón del mundo, agradeciendo a los malargüinos que fueron a verlo en vivo y en directo y aquellos que por la TV y la radio siguieron de cerca una nueva presentación.

Con este nuevo triunfo, el record del malargüino de 30 años quedó conformado por 33 triunfos (18 por nocaut) y una sola derrota reteniendo el título por sexta vez. Ahora, a descansar y pensar en la próxima defensa. Por su parte, Vides (23), que estaba ranqueado 12° en el ranking de la AMB y es oriundo de la ciudad de Panamá, quedó con un record de 15 peleas ganadas (9 ko) y tres reveses.

Cabe destacar que esta fue la primera pelea de Reveco tras someterse a un tratamiento médico especial por las reiteradas heridas en los arcos superficiales, con inyecciones de ácido hialúrgico de alta densidad y también le aplicaron plasma rico en plaquetas, un método nunca realizado a boxeador alguno en Argentina, pero por la brevedad del combate no pudo verse claramente el resultado.

Comentarios