Jaquelina Verdugo es una malargüina de 29 años que se redicibió de Odontóloga en la ciudad de Mendoza y regresó a Malargüe. Con la ayuda de sus padres Pascual Jilberto Verdugo y Grejen Guajardoy de su novio, quien se ocupó de acondicionar el consultorio, el Ingeniero Pablo Ontiveros, emprendieron este proyecto familiar.

La joven emprendedora destacó: “me encuentro muy agradecida de mi familia y con muchas ganas de trabajar para poder aportar con mi conocimiento a que nuestra ciudad siga creciendo.” Esto es un buen ejemplo para los jóvenes malargüinos que después de haberse preparado fuera del departamento quieran volver para seguir ayudando a nuestra comunidad.

“Espero que me vaya bien, la gente ya me conoce como malargüina y me han visto crecer, y la verdad es que todo me han tirado muy buena onda. Además quiero agradecer a mis hermanos Grejen y Rodrigo Verdugo”, expresó Jaquelina, feliz con su nuevo proyecto hecho realidad.

Comentarios