El director mendocino Tato Moreno se propuso retratar la vida del trabajador rural de Malargüe y para eso estuvo más de tres años rodando con la familia Parada, relatando el proceso del arreo de chivos y corderos. En el día jueves tuvo la oportunidad de compartir el fruto de su labor con el público malargüino.

El documental revela las vivencias de Eliseo, Juana, su esposa, y sus hijos José Abel y Facundo, quienes deben enfrentar la amenaza que representa el “progreso” para su única fuente de sustento, y la incertidumbre de no saber por cuánto tiempo más sus propios hijos mantendrán esta tradición pastoralista, transmitida de generación en generación.

La familia Parada estuvo presente en las funciones y Malargüe a Diario dialogó con José Abel y Eliseo, quien se presentó “el trovador del camino” (Parada canta y recita sus propios versos en el documental). Padre e hijo se mostraron felices y sorprendidos con la masiva concurrencia y ambos coincidieron en que se sintieron bien representados por el documental y que inclusive “superó las expectativas” dijo José Abel.

El director relató cómo fue que surgió la iniciativa de hacer esta película, “había hecho un documental en Ranquil Norte, ahí pude ver el tema de los chicos que vivían en escuelas albergues 18 días en un lugar y 10 en otro y me empecé a interesar por el tema de las dos culturas del campo. Posteriormente años después lo encontré a Armando Escobar, director de cultura y salimos a buscar una familia para hacer el documental y de casualidad conocimos a Eliseo Parada, Eliseo me dijo ´yo soñé siempre que alguien viniera a contar la historia del campo´, él me contó que tenía un hijo en la ciudad, José Abel, quien vive en la ciudad de Mendoza”.

José Abel Parada se mostró emocionado y además  comentó que fue una experiencia única “jamás me imagine que mi viejo pudiese contar lo que hace un puestero, que lo haya hecho con mi familia, hizo que ahora empiece a valorar un poco más el campo, que antes no lo hacía. Vivía los arreos de otra manera, le di un valor más importante. En representación de los puesteros estamos muy felices de dejar el testimonio de la vida del esfuerzo que conlleva hacer ese trabajo”.

Con respecto a la financiación, Moreno explicó que este documental no recibió subvención del INCAA, y que contaron con apoyo de la municipalidad de Malargüe, “y con apoyo de la misma familia parada” recalcó Moreno, “además tengo mi propia productora, por ende tenía mis propios equipos que es lo más caro, así que seguimos avanzando”.

El director también contó que “Arreo” ya recibió su primer premio en México y que a partir de este premio pudieron conseguir que se costeen ciertos gastos de post producción en calidad cinematográfica “porque la idea es estrenarlo en todos los cines del país”.

Para Moreno y la familia Parada el mensaje final del relato es, además de comenzar a valorar verdaderamente al trabajador rural, derribar la idea de la división tajante entre campo ciudad “eso lo aprendimos junto a ellos, pasó algo en el documental, compartimos experiencias aprendimos uno del otro y yo antes de empezar el documental tenía una idea que era o el campo o la ciudad”.

Comentarios