La profesora comentó a Malargüe a Diario que se trata de un proyecto participativo. “En él están integrados otros docentes de otros espacios curriculares de la tecnicatura que colaboraron y se fueron involucrando con la idea de hacer un trabajo planificado pero tratando de ir un poco más allá de lo curricular y dejando como resultado un producto concreto”, explicó.

sendero de flora nativa en la escuela El Carapacho (2)

“Elegimos ese lugar porque en esa zona había un sendero hecho por el CRICYT (Centro Regional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas) en el año 2005, con la participación de Recursos Naturales Renovables y con la Municipalidad de Malargüe, pero estaba deteriorado por las condiciones ambientales. Entonces, lo que nosotros hicimos fue aprovechar eso, cambiamos algunos tramos de la traza, que no eran óptimos para todo el público porque tenían mucha pendiente, y reacondicionamos toda la cartelería”, especificó la docente.

La tarea concluyó cuando los alumnos de la tecnicatura, junto con la comunidad educativa de la escuela Pablo Neruda, colocaron la cartelería correspondiente que ya está a disposición de quienes visitan la zona.

sendero de flora nativa en la escuela El Carapacho (1)

Con respecto a la experiencia,  una alumna de tercer año, Micaela González, destacó que para ellos esto es algo nuevo. “No es lo mismo la teoría en clase de cómo se tiene que hacer un sendero a llevarla a la practica y la verdad es que para nosotros hubiese sido más sencillo agarrar los carteles, pintarlos de nuevo y volverlos a poner, pero queríamos hacerlo integrados con la comunidad y, para eso, tuvimos siete salidas al campo, a hablar con la gente, investigar el asunto y tener en cuenta la opinión de cada persona”, resaltó.

“Originalmente los carteles tenían la descripción de cómo era la planta y su dibujo y nosotros queríamos agregar además el uso que se le da en la zona,  si se utiliza para leña, si es medicinal, si es aromática, con el objetivo de agregarle un valor que integre más al poblador local”, resaltó la alumna.

Los estudiantes involucrados son los de tercer año pero ayudaron algunos de primero haciendo entrevistas a los pobladores locales y otros de segundo con las tareas del sendero, especificó González.

Además, la alumna mencionó que, cuando comenzaron a ir a esta escuela,  notaron que el basural que hay allí no estaba en las mejores condiciones, así que decidieron tomar la posta de limpiarlo y hablar con el municipio para que se pueda hacer un mejor manejo de los residuos.

Comentarios