Las chicas del Club Energía Atómica describieron la experiencia como “increíble”, ya que un año atrás las habían invitado a viajar al vecino país para participar de un encuentro y lo veían como algo lejano.

Atómica jugó un amistoso en Chile (4)

Para ampliar las imágenes haca click sobre ellas

Sus ganas hicieron que  siguieran entrenando arduamente para poder viajar y, cuando ya estaba todo listo, la ansiedad se apoderó de ellas pero, una vez allí, sus expectativas fueron superadas.

La invitación llegó de la mano de Carlos Pino, quien, entre otras cosas, organizó que las chicas tengan comida y hospedaje, mientras que la Municipalidad de Malargue les brindó apoyo para poder viajar.

Atómica jugó un amistoso en Chile (6)

Las jugadoras comentaron a Malargüe a Diario que la experiencia incluyó la posibilidad de jugar en cancha de césped. “El pasto casi nos llegaba a los botines, era algo nuevo para nosotras”.

Atómica jugó un amistoso en Chile (3)

También explicaron que les costó habituarse un poco al juego porque “allí es bien reglamentario, se respeta más la posición adelantada y ese tipo de cosas a las que no estamos muy acostumbradas”.

Atómica jugó un amistoso en Chile (2)

El partido tenía, además, la finalidad de conocerse y crear lazos de amistad. “Visitamos el estadio de Curicó, donde tienen un equipo profesional que se ha enfrentado a grandes como Colo Colo y nos invitaron para que vayamos más adelante para poder jugar ahí”, expresaron entusiasmadas.

El comienzo del viaje estuvo lleno de incertidumbre. “Teníamos un poco de ansiedad y miedo de jugar con otro nivel y calidad de jugadoras, ya que ellas juegan en una liga, pero finalmente pudimos hacer un gran partido”, sostuvieron.

Atómica jugó un amistoso en Chile (1)

Un tema recurrente, no solo con Atómica, sino con el fútbol femenino en general, es la dificultad que a veces atraviesan las chicas que desean ponerse los botines. “Para nosotras es complicado, hay chicas que tienen marido e hijos. El hombre dice me voy a jugar y listo. La mujer tiene que hacer la comida, atender la casa, los chicos y solo cuando tiene un espacio va y juega. Todas tenemos nuestras actividades, algunas estudiamos, otras tienen hijos, entonces nos cuesta mucho. Ahora que empiezan las clases, el sábado es el único día que podemos juntarnos a entrenar”, explicaron.

Tanto el técnico, Arnaldo “Tito” Mallea, como las jugadoras resaltaron la atención que se les brindó en el país vecino, donde, además de jugar, las llevaron a pasear por la zona. “La verdad es que la gente de allá es maravillosa”, resumieron.

Es posible que las chicas chilenas puedan venir a Malargüe, donde Atómica desea devolverles  la gentileza, aunque todavía no está confirmada la fecha.

Comentarios