Hoy ya aquí en mi querido Malargüe y con la alegría de haber cumplido con el objetivo de este mundial de enduro muy duro no puedo olvidarme de mucha gente que estuvo desde el principio con esta locura y de alguna u otra manera tengo que nombrarlas, porque para poder cumplir este sueño se requiere de gente noble, compañera, incondicional, talentosa, etc.

[cycloneslider id=»international-six-days-of-enduro-cogo»]

Por ello voy agradecer en principio a mi compañero y amigo Cristian Alcaya que lamentablemente por fallas mecánicas tuvo que abandonar en el tercer día,  pero que sin duda capacidad le sobra, al grupo de amigos de los jueves y en especial a los que viajaron y estuvieron haciendo la asistencia, la verdad que se pasaron, Turco, Pedro, Manolo, Fernando, Yamil, Huguito Morales que viajó una semana antes para dejar todo en óptimas condiciones. A mis viejos y hermanas que están siempre, a vos Ana que me acompañaste con esta locura desde el principio y te lo voy agradecer toda la vida, a mis 2 hijos Juli y Juani que son los motivadores, los que me inyectan oxigeno cuando estoy abatido, los que con solo pestañear y pensar en sus rostros se me pasa todo tipo de dolor y cansancio, los amo.

[cycloneslider id=»international-six-days-of-enduro-cogo-2″]

Además quiero dedicarle un párrafo aparte al que sin él no hubiera podido terminar, el 50 % de que haya terminado se lo debo al compañero, amigo, asistente, ingeniero, médico, cocinero etc. etc. Mi hermano Carli, te voy a estar eternamente agradecido por creer en mí y lo que hiciste te aseguro que ni el mejor equipo lo tenía, genio te pasaste, solo yo sé todo lo que hiciste.

[cycloneslider id=»international-six-days-of-enduro-cogo-3″]

Cuando tenes todas estas cosas es muy difícil no terminar algo, con gente así no podes tener cansancio, no podes tener dolor, lo único que fluye es levantarse y dar el 100 por 100, no queda otra, nunca podré olvidar lo que hicieron y voy a estar agradecido toda la vida, gracias y mil gracias por existir y estar al lado mío.

                                                                                               Juan Carlos Cogo

                                                                                              Piloto N° 364

Comentarios