El 7 de junio es un día particular para los periodistas argentinos porque celebran su día en recuerdo del primer medio de prensa con ideas patrióticas: la “Gazeta de Buenos Ayres”. Es por esto que, desde Malargüe a Diario, hemos decidido hacerle un reconocimiento especial a un profesional de Malargüe: Walter Samchuk, “El Ruso”.

Walter-Samchuck

Con 39 años, es padre de tres niños de 15, 11 y 10. Trabaja en LV 19 Radio Malargüe y es parte del staff de este diario. Se desempeñó en otros medios de comunicación como Los Andes, donde trabajó durante 10 años como corresponsal.

Desde muy chico ya sabía que le gustaba el periodismo, puntualmente el deportivo, y jugaba a relatar. Vivía en una finca en General Alvear y casi no tenía amigos para jugar al fútbol, por lo que no le quedaba otra opción que jugar sólo en el potrero. Sin embargo, sus partidos tenían un condimento especial: él mismo los relataba con mucha pasión.

Cuando terminó el secundario, tenía claro que quería estudiar periodismo, porque su esencia seguía intacta, pero no contaba con los recursos para hacerlo y comenzó con la carrera de Bromatología en San Rafael. No aguantó demasiado ahí. Su pasión pudo más y, al siguiente año, se mudó hasta la ciudad de Mendoza para estudiar, en la Universidad Nacional de Cuyo, la Licenciatura de Comunicación Social.

El amor de su vida, Amalia, lo invitó a mudarse a Malargüe y aquí formaron su familia.

Su primer trabajo en Malargüe fue en LV 19 Radio Malargüe. Tenía 22 años y estaba recién recibido pero en marzo de 1999 su voz se comenzó a escuchar en la AM. En un principio, comenzó a participar en programas deportivos junto a Alberto Yarrach y Eduardo Castón y, con el paso del tiempo, se fue nutriendo de experiencia y conocimientos para incursionar en el periodismo general.

Walter siempre ha estado muy ligado al Club Deportivo Malargüe ya que, cuando comenzó a trabajar en LV 19, relató el primer partido de este equipo en la Liga Sanrafaelina.

Al resto de los colegas siempre nos ha llamado la atención cómo hace para aprenderse los nombres de todos los jugadores. “Cuando lo hacés con pasión no es difícil. Algunos me dicen que los conozco porque relato siempre al Deportivo Malargüe, pero al equipo contrario no lo conozco y, sin embargo, me los aprendo. Además va mucho en la memoria visual y siempre cuando empieza el partido le encontrás una característica al jugador que hace que lo puedas identificar durante el resto del partido”, explicó.

Junto a su equipo de radio, ha recorrido cientos de kilómetros para realizar transmisiones en vivo, tanto de los partidos de fútbol como las peleas del “Cotón” Reveco y otros eventos culturales.

En sus recuerdos guarda lindos momentos y también algunas anécdotas como lo que le ocurrió en San Rafael, una vez, al transmitir un partido. En ese entonces, contó, lo hacían mediante el teléfono fijo de algún vecino que vivía cerca de la cancha, por lo que tenían que tender varios metros de cable. Sin embargo, en un momento tiraron de más de una línea y se cayó un poste, por lo que dejaron sin luz a todo un sector del vecino departamento.

Si bien Walter se caracteriza por haberse especializado en deportes, también conoce bastante sobre política a tal punto que varios funcionarios, en épocas de elecciones, le consultan sobre  estadísticas y demás datos que pocos tienen. “La rama de lo deportivo me ha abierto las puertas para poder hacer otro tipo de periodismo, porque en él haces cronología, relato, investigación y eso te sirve para incursionar en lo científico, político, cultural, histórico”, sostuvo.

No obstante, considera que hacer periodismo político no es fácil y, más aún, cuando la línea editorial es demasiado rígida. En este sentido, reconoció que en más de una oportunidad recibió llamados de atención por hacer preguntas o abordar temas complicados. “Me he comido retos o cuestionamientos de mis jefes en mis trabajos por preguntas que he hecho. Algunos los he aceptado y, en otros casos, he considerado que no correspondía el llamado de atención”, apuntó.

Por lo general, algunos profesionales suelen tener a un referente, en su caso siempre ha sido Víctor Hugo Morales y uno de sus momentos inolvidables fue una charla, en la Universidad Nacional de Cuyo, donde tuvo la oportunidad de conocerlo e incluso hablar personalmente con él.  “Siempre lo sigo escuchando, es un referente”, comentó.

Para concluir, Walter agradeció a LV 19 Radio Malargüe por haberle abierto las puertas para hacer lo que le gusta, como así también a sus colegas y oyentes. En lo que respecta a sus aspiraciones, destacó que le gustaría tener su propio programa radial o una revista especializada en deportes. “No puedo quejarme, porque hago lo que me gusta y vivo de lo que me gusta”, remarcó.

Comentarios