Mientras avanza la investigación el funcionario fue removido de su cargo, por lo que pasó a disponibilidad.

Teniendo en cuenta la investigación que está realizando la Inspección General de Seguridad, hacia el comisario Marcos Uvilla, desde Malargüe a Diario se dialogó con el doctor Marcelo Puertas, quien se encuentra a cargo de la misma. En este sentido, el letrado comunicó algunas de las acusaciones que recaen sobre Uvilla, quien desde el miércoles ya no presta funciones como jefe de la departamental y pasó a disponibilidad.

En principio Marcelo Puertas dijo, “se les ha tomado testimonio a 12 efectivos, algunos personalmente y otros fueron citados en la dependencia de la delegación que está situada en San Rafael”.

Según afirmó Puertas, las denuncias realizadas tienen que ver con haber incumplido algunos deberes atinentes al cargo, “introducción en libro de novedades de falsa información, éstos son los libros donde se consignan las novedades de la dependencia, por ejemplo, que se hayan consignado entradas y salidas de efectivos de la dependencia de referencia, siendo que no habían ido a trabajar, también la utilización de los móviles provistos por el Estado para satisfacer intereses particulares (peculado), abuso de poder con personal a su cargo, falsedad ideológica (cuando se consigna en un documento público por parte de un funcionario público, circunstancias que no ocurrieron en la realidad, vinculado al libro de novedades).”

Puertas informó que se han secuestrado todos los libros de novedades y se está corroborando las novedades que no se han consignado, “como que en tales días algún efectivo se presentó y no fue así, además de supuestos maltratos y traslados arbitrarios”.
Las denuncias, afirmó Puertas, se hicieron en forma personal y también por correo electrónico, método que se implementó a partir de la pandemia,  “nosotros las recibimos de ambas formas”.

En caso de ser ciertas las denuncias que apuntan a Uvilla, informó Puertas, se le realizaría un sumario, “donde tiene derecho a declarar o no, a proponer la estrategia defensiva que considere pertinente;  paralelamente se hace compulsa (se le da un aviso) para que la Justicia determine la posible comisión de algún hecho delictivo, es paralela la investigación, esto se realiza en todas las causas”.

El comisario inspector Marcos Uvilla había asumido como jefe de la departamental de Malargüe el 27 de marzo de este año. Será tarea de la justicia y de la Inspección General de Seguridad dar luz en el caso y dirimir si Uvilla es responsable o no de lo que se lo acusa.

Comentarios