Marianela Villar, Reina Departamental de la Vendimia, manifestó que su año ha estado cargado de trabajos y explicó que a pesar de todo ha sido increíble gracias al apoyo de la gente. “Aproveché para conocer a la gente y me siento muy orgullosa de los malargüinos”, detalló la joven.

Haciendo hincapié en lo que significó esta experiencia, la soberana puntualizó que esta meta siempre fue su sueño desde niña. Esta noche culmina ese deseo y antes declaró que podría haber realizado muchas actividades más, pero por razones personales no pudo lograrlo. Aun así siente que cumplió con el compromiso y la responsabilidad que se propuso.

“Este reinado siempre va a quedar en mi corazón y en mis recuerdos, porque  siento mucha felicidad, emoción y eso es lo importante”, subrayó.

No faltó oportunidad para que la joven opinara acerca de la organización de los escenarios mayor y menor. Haciendo referencia a esto, Villar expresó que no le gustaría estar en el lugar de las candidatas, porque se notó una gran diferenciación entre las dos fiestas.

Expuesto lo anterior, su majestad especificó que Vendimia y Festival del Chivo deberían festejarse por separado para que cada una de ellas tenga su identidad propia y obtener la importancia que merecen.

Antes de concluir, la joven se tomó un tiempo para darle algunos concejos a la reina que ocupe su lugar. En este sentido sugirió que es fundamental sonreír y hacer oído sordo a lo que dicen los demás para poder seguir adelante. Además agregó que por sobre todas las cosas hay que disfrutar de cada momento.

Finalmente Villar agradeció a las autoridades del departamento por la ayuda recibida en su mandato.

Comentarios