El involucrado aceptó la responsabilidad y se le imputó el delito.

Personal policial realizó días atrás una medida de allanamiento en una vivienda ubicada en El Sosneado. Según fuentes policiales, el involucrado, de quien sólo trascendió solo el apellido (Pasten), tenía en su poder una escopeta recortada, considerada como arma de guerra, calibre 20 y además varias municiones de distinto calibre.

La medida judicial corresponde a una denuncia por amenazas agravadas por el uso de arma de fuego.

En el día de la fecha se le realizó un juicio abreviado y Pasten reconoció el delito. La pena que se le impuso es de dos años de prisión en suspenso y la inhabilitación para armas de fuego.

Comentarios