Se llevó a cabo una nueva edición de  “Arrabal de invierno”, que contó con 25 artistas en escena. El show fue atractivo, no lineal y supo mantener atento a toda la sala colmada de espectadores.

Todo comenzó a las 21, del pasado sábado, en el bufet de entrada del Centro de Convenciones Thesarurus, con una degustación de vinos y chocolates de “Montaña Blanca. Luego de aproximadamente 45 minutos, el show principal dio comienzo en la sala principal de centro.

El espectáculo comenzó con lo que es el “himno” de este Arrabal de Invierno, “Balada para un loco”, interpretada por Carolina San Juan, una voz muy particular que llegó desde Córdoba, junto a la actuación de Lechu Romero, actor de San Rafael, en compañía de cuatro bailarines,  dos alumnos de “la 40 Estudio de Tango” Juan Pablo Sosa y Vanesa Boudille  y, quien estuvo al frente de la organización e idea original de este espectáculo, Ángela Lineros y su compañero Juan Olave.

Desde Malargüe a Diario dialogamos con la gestora de esta movida, Ángela Lineros, quien confesó: “La apertura conmovió mucho al público y lo puso en situación. Estuvieron presentes los alumnos de “la 40 estudio de tango”, en la parte de danza, también estuvieron presentes la pareja de Águeda Mansilla y Joel Campesti, una pareja de Mendoza, semifinalistas del pre mundial de tango, con una amplia trayectoria en el país y en el exterior”.

Lineros comentó que en canto estuvo presente Enzo de Luca, de Mendoza, “que se ha presentado en otras ediciones del espectáculo y el público lo pide siempre. Estuvo también Alejandro Verón, joven de una voz muy virtuosa que estaba por primera vez en Malargüe, se compró al público con un repertorio de tangos clásicos.  Luego siguió Carolina San Juan, con muy buen repertorio y gran llegada al público, muy ovacionada. Y el bonus track de folclore estuvo a cargo de Nazareno Soria de San Luis, joven muy carismático, voz del reconocido grupo ´De tal palo tal astilla´”.

Lucas Palacio, campeón nacional de malambo en Cosquín, de Santa Rosa, Mendoza, hizo un show muy ovacionado.

Este evento es organizado por Ángela y sus alumnos “de la 40”, con el fin de difundir el tango en todas sus expresiones. “Lo organizamos de manera privada aunque el Estado siempre de alguna manera está presente. Este año, la Dirección de Turismo nos liberó la sala. También contamos con la Residencia Municipal para que la gente se pudiera alojar allí”, confesó Ángela y agregó: “Prefiero organizarlo sola por la manera en que trabajo, se me hace más fácil hacerlo de manera privada, soy muy exigente con la organización”.

“Arrabal de invierno” es un show hecho a pulmón que se auto solventa, “todo lo que se recauda de las entradas es para pagar cachets, se paga el traslado, la comida, el cachet. Para mí es importante generarle a los artistas una fuente de trabajo porque yo también lo vivo del otro lado y me gusta que valoren mi trabajo, por eso también valoro el trabajo porque sé lo que cuesta e invierten en esto”, expresó Lineros.

Finalmente, la organizadora destacó que “durante el evento la gente se mantuvo sentada desde el principio hasta al final, nadie se fue de la sala, se quedó gente afuera, tenía localidades vendidas anticipadas. Es el segundo año que no se pone taquilla y mucha gente hizo reservas desde San Rafael”.

Por último, Lineros aprovechó para agradecer a las empresas que apoyaron el evento, como Montaña Blanca, MYG y Petroquímica, a la concejal Gladys Ruiz y  “a la colaboración de gente que pertenece al estudio y otra que porque le gusta lo que hacemos se acercó a colaborar en distintas funciones; recepción de entradas, en degustación, de traspunte (detrás de escena controla que esté listo el que tiene que salir, pasando el guion a los artistas).” Al finalizar el espectáculo, continuó la movida en Victrola con milongas.

Comentarios