La semana pasa una familia denunció que un adolescente, de entre 15 y 16 años, efectuó disparos con un aire comprimido contra un perro, raza Pointer. Sobre este hecho el comisario Luis de Miguel explicó que los propietarios del animal argumentaron que en un momento determinado abrieron el portón de la vivienda,  el perro salió a la vereda y luego escucharon que la mascota se quejó.

De Miguel continuó diciendo que los propietarios del perro revisaron a la mascota y constaron que tenía una herida en el estómago, por lo que decidieron llevarlo hasta un médico veterinario y el profesional constató que el animal presentaba una herida compatible a la de un impacto de un balín.

“Según el propietario del perro, no es la primera vez que ocurre este tipo de agresiones y en esta oportunidad, según acusaron los denunciantes, el abuelo del joven agresor habría incentivado al adolescente a disparar contra el animal”, agregó el Comisario en diálogo con Malargüe a Diario. El hecho habría ocurrido en inmediaciones de la calle Fortín Malargüe (O), al 800 aproximadamente.

Finalmente, a principio de esta semana, el perro falleció producto de la fatal herida. De Miguel explicó que un médico veterinario constató que el animal sufrió perforación intestinal. Por orden de la Fiscal, en la jornada del martes personal policial realizó un allanamiento en la casa del adolescente y secuestró el rifle de aire comprimido. La causa se instruye en averiguación daño e interviene la Segunda Fiscalía Penal de Menores y Correccional.

Comentarios