Como la gran mayoría de las villas cabeceras de Malargüe, Agua Escondida nunca contó con un espacio dedicado al ritual de adiós a los difuntos. Es por esto que los vecinos, la Delegación Municipal y la Unión Vecinal decidieron tomar la iniciativa y comenzar los trabajos de construcción de la nueva sala velatoria del pueblo.

Para concretar el proyecto, el Municipio dispuso de la mano de obra y junto con la Unión Vecinal proporcionaron los materiales necesarios. Asimismo, para poder finalizar la obra la comunidad destinará la recaudación de la fiesta del Distrito “Agua Escondida le Canta a la Primavera” la cual se celebró el fin de semana pasado.

El espacio asignado para llevar a cabo el proyecto fue el predio municipal dónde antes se localizaba la “Feria Ganadera”. De esa manera aprovecharán la construcción de ladrillos que amplificarán con la incorporación de baño, cocina, churrasquera y un horno.

Aunque comúnmente  los velorios se realizaban en la casa de los deudos o en algunos espacios comunitarios como escuelas, salones e iglesias;  el crecimiento de la comunidad de Agua Escondida ha generado la necesidad de dedicar un edificio exclusivo para este tipo de servicios.

Comentarios