Tras considerar la situación generada por diversas denuncias y fundadas sospechas del funcionamiento de la Granja Educativa Municipal durante la anterior gestión municipal y que en la actualidad funciona en el ámbito del Departamento Ejecutivo Municipal, la Oficina Anticorrupción cuya finalidad, según argumentan, es la de investigar y dar luz a todos los hechos y sucesos acontecidos en el ámbito de la Municipalidad de Malargüe; más aún cuando los mismos tengan visos de ilegalidad y/o irregularidad de cualquier naturaleza, el Cuerpo de Ediles aprobó la RESOLUCIÓN Nº 345/2.016.

Mediante la Pieza Legal aprobada,  el Concejo Deliberante solicitó que se remita la  totalidad de las actuaciones referidas a la investigación, sobre el funcionamiento de la Granja Educativa Municipal obrante en la Comisión de Hacienda, Presupuesto, Legislación y Asuntos Constitucionales a la Oficina Anticorrupción de la Municipalidad de Malargüe.  No solo eso, además solicitó que se investigue en forma profunda y se expida al respecto; deslindando responsabilidades y en el caso de corresponder realizando las presentaciones judiciales y administrativas que correspondan.

Malargüe a Diario dialogó con Paola Paleico sobre la investigación y la edil explicó: “Nosotros detectamos que la Granja Educativa Municipal, que era un ente destinado a chicos en estado vulnerabilidad, era alquilada para hacer eventos de forma particular. Nosotros nos enteramos de esto. A algunas personas les pedían colaboración, con cuestiones supuestamente para la granja, que hemos podido constatar que esas cosas no están en la granja, y otras con dinero en efectivo. Esto lo tenemos acreditado porque el año pasado convocamos a la Secretaria de Desarrollo de ese momento, que era Claudia Martínez, y la Directora de Desarrollo Social que era Nancy Duarte, conjuntamente con quien estaba encargado de la granja. Adujeron que lo hicieron por una cuestión de practicidad, que si se necesitaba comprar algo de forma urgente, podían hacerlo”.

En este sentido, los concejales venían investigando el funcionamiento de la granja desde el año pasado y solicitaron a la Oficina Anticorrupción para que recaben algún tipo de información, como por ejemplo un libro de los gastos e ingresos que tenían, en donde se pueden observar algunas irregularidades, ya que se manejaban de manera muy desprolija en ese aspecto, según comentó la concejal. Si la oficina lo ve necesario se harán las denuncias penales correspondientes, en caso que haya algún delito de acción pública.

Comentarios