Shirley Acosta, de 9 años, es alumna del tercer grado de este establecimiento educativo. Ella presenta un problema en la vista: miopía severa y necesitaba usar anteojos pero el valor de los mismos no estaba al alcance de su familia, por lo que la escuela junto a la cooperadora y una óptica buscaron una solución inmediata.

Su directora, Silvia Ferraris, destacó la importancia que tienen los anteojos para esta niña porque su problema visual afectaba su rendimiento académico y puntualizó que, gracias al aporte de todos y un importante descuento facilitado por Óptica Latino, finalmente lograron adquirir los costosos lentes que su familia no podía comprar.

Julia Quispe, la mamá de Shirley, agradeció el apoyo de quienes colaboraron para poder comprarle los anteojos a su hija. “Realmente esto le va a servir mucho, ella tiene miopía desde chiquita, y si bien antes tenía unos lentes, después, por cuestiones económicas, no le había podido comprar los nuevos”, expresó.

Por su parte, el presidente de la cooperadora de la escuela Savio, Marcelo Cogo, manifestó que para ellos es un orgullo poder realizar este tipo de ayuda a quienes lo necesitan y agregó que la compra se pudo realizar gracias al importante descuento facilitado por Nicolás Bassotti, de Óptica Latino. “Realmente para nosotros era inalcanzable poder comprarlos y presentamos la nota y al otro día ya teníamos su respuesta”, resaltó.

No es la primera vez que desde este colegio se realiza este tipo de gestos solidarios. “No podemos solucionarles los problemas a todos los alumnos, pero en la medida que podemos los ayudamos. Para ello, se hacen campañas solidarias cuando hay un alumno o una familia en dificultades. Los ayudamos con útiles escolares, cajas de mercadería o con lo que podemos. Las cosas las recolectamos por los grados y después se las enviamos a la familia que lo necesita”, explicó orgullosa Ferraris.

Comentarios