El descuido de la limpieza de las acequias genera diversos inconvenientes en el medio ambiente. Uno de ellos, es la obstaculización del recorrido del recurso hídrico previsto para contribuir con el riego del arbolado público y los jardines de las viviendas. Pero, además, la acumulación de basura satura el volumen de estos conductos, el agua se esparce por las calles y no contribuye con el buen aspecto de la ciudad en general.

La cultura del cuidado del agua que circulaba por las acequias, que en otras épocas servía también para consumo humano, se ha ido perdiendo con el tiempo. En la actualidad, es frecuente observar  gran cantidad de residuos en estas vías, así como personas que depositan allí el barrido de las veredas o las bolsas de basura que se rompen.

Así es que, cuando corresponde el riego o llueve con cierta persistencia, el sistema de evacuación colapsa rápidamente.

Para atender esta problemática, la Dirección de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Malargüe destinó alrededor de 16 operarios con el objetivo de realizar la limpieza de acequias en todos los barrios de la ciudad.

El director del área, Omar Villar, manifestó que ya terminaron la tarea en los barrios Martín Güemes y Bastias y que continuar con el resto de la ciudad.

Comentarios