Los jóvenes malargüinos, tanto alumno como profesor, estuvieron cinco días en la localidad de Bucalemu, en la región de O’Higgins, donde concurrieron a la escuela a cargo de Cesar Barrios. Allí, no sólo cumplieron con un arduo entrenamiento, sino que pudieron concretar un intercambio tanto deportivo como cultural.

Cada día tenían una sesión de entrenamiento, desde las siete de la mañana, que comprendía  ejercicios de atletismo, fuerza y resistencia, tanto en la playa como en el agua; luego, a media mañana, realizaban una práctica de judo; y culminaban, a la tarde, con más práctica en la playa y otra hora dedicada al deporte concretamente.

López, en diálogo con Malargüe a Diario, explicó que vivieron esta experiencia con alrededor de 70 judocas. “Fuimos parte de un campamento basado en la integración, donde compartimos clases, prácticas y técnicas, y también realizamos lucha”, relató.

Los malargüinos expresaron la alegría de que en el país trasandino se los trató como a figuras de este deporte. Para el profesor Pablo Villarruel, esto significa un premio al esfuerzo realizado en estos años y los logros conseguidos. “Los chicos de Malargüe tienen un alto nivel competitivo, por eso a los chilenos les interesa practicar con ellos”, enfatizó.

“Además, desde el 2012, estamos cosechando éxitos. Desde los panamericanos de ese año no hemos parado y, por eso, nos han atendido como estrellas. Habían chicos que hicieron más  de 500 kilómetros para ir a verlos luchar”, agregó.

judocas en chile-intercambio (2)

En tanto, el resto del año continuará con muchos retos para los jóvenes judocas. En marzo tienen planificado participar del torneo internacional que se realizará en Mendoza, al cual hace un tiempo que no asisten ya que está organizado por la Confederación Argentina de Judo y ellos pertenecen a la Unión Panamericana.

Al respecto, Villarruel comentó que “gracias a dios, los dirigentes se están dando cuenta que no deben fijar tantas diferencias en la parte federativa y que todos debemos participar en las diferentes competencias que se hacen”.

Por su lado, los jóvenes expresaron que el año comenzó muy bien para ellos porque el viaje les sirvió para “abrir las cabezas” y que las expectativas son seguir entrenando y compitiendo.

En este sentido, anticiparon que están invitados para competir en los Estados Unidos, el 28 de febrero, y que les han llegado invitaciones para muchos torneos internacionales, en los cuales les ofrecen  muchas facilidades económicas para poder asistir. “Ojalá podamos hacer las gestiones para poder estar allí”, sostuvo Villarruel, quien además agradeció a la Dirección de Deportes de Malargüe por todo el apoyo que les brindan.

Comentarios