Francisco “Paco” Pérez terminó su mandato pero aún sigue dando que hablar, debido a muchas deudas pendientes entre las que se cuenta el pago del alquiler de la vivienda donde funciona la delegación de la Subsecretaría de Trabajo de la provincia.

En este caso, los perjudicados son una familia trabajadora de Malargüe, dueña del inmueble en el que presta servicio la mencionada oficina, que está ubicado en General Villegas (E) N° 742.

En un principio el gobierno provincial, a través de la Dirección General de Compras y Suministros, alquiló el lugar y el pago era con total normalidad, pero el último contrato concluyó en 2013 y las autoridades competentes “esquivaron” realizar la renovación correspondiente, bajo pretexto que se debía realizar la licitación.

La vivienda tiene dos plantas: abajo hay un comedor y un living, un baño, cocina, lavandería, depósito, cochera y patio, mientras que arriba cuenta con tres habitaciones y otro baño.

casa de la subsecretaria de Trabajo (2)

Los meses pasaron y los propietarios de la vivienda, quienes pidieron no ser nombrados en esta nota, insistieron para que se hiciera el nuevo contrato de alquiler aunque esto nunca se concretó y, además, dejaron de pagar el alquiler que, según el acuerdo caduco, era de $5500 mensuales.

A diciembre del 2015, la deuda del gobierno provincial es de un año y tres meses, es decir de $82500, si se calcula con el “viejo” canon.

Por otra parte, desde el año 2012 el gobierno provincial no paga el impuesto municipal.

La información anteriormente mencionada fue confirmada a Malargüe a Diario por los propietarios de la vivienda en cuestión y, por eso, se intentó buscar la versión oficial. De hecho, antes de finalizada la gestión de Pérez, dialogamos con el contador de la Subsecretaría de Trabajo, Hernán Ortolani, quien negó la deuda sin contestar nuestras inquietudes periodísticas porque se cortó la llamada telefónica.

No obstante, insistimos reiteradamente con llamados telefónicos y mensajes de texto al celular del funcionario que prefirió optar por el silencio.

Los trabajadores que actualmente se desempeñan en la delegación de esta subsecretaría no son los responsables de esta lamentable y repudiable situación, y ante la falta de resolución siguen cumpliendo sus tareas allí.

El nuevo ministro de Hacienda, Martín Kerchner, y el senador Juan Antonio Agulles tomaron conocimiento de esta situación a través de Malargüe a Diario y se comprometieron a interiorizarse en el tema para buscar una solución.

En tanto, la familia damnificada evalúa tomar las medidas judiciales correspondientes.

Comentarios