Miguel Herrera, uno de los organizadores del evento y director de la escuela James Cronin, comentó a Malargüe a Diario que la convocatoria ha sido bien amplia. “Tuvimos alumnos de todos los niveles, tanto del ámbito privado como el público, de nuestra provincia y otras, ya que una escuela de Catamarca se hizo un gran viaje para estar aquí”, señaló.

“La intención de esta feria no es que trate de una competencia sino poner el acento en el aprendizaje, el conocimiento, el esfuerzo y, específicamente, el gusto por la ciencia. Por eso, hubo premios para todos bajo la idea de que todo el mundo se lleve un reconocimiento”, explicó.

Herrera también remarcó el hecho de que sean científicos los que evalúen los trabajos de los chicos. “Esto los predispone de otra manera, los entusiasma mucho”, sostuvo.

Además, manifestó que hay otras cosas importantes que se logran. “La camaradería, el hecho de que los alumnos comparten experiencias con chicos de otros lugares, que están hospedados en el mismo sitio, hace que la pasen bien”, expresó.

La Feria finalizó con la entrega de la copa challenger, premio que se implementó por tercera vez y que se lleva la escuela que mayor puntaje tiene con el compromiso de que participen en la feria siguiente para pasarla al próximo ganador. “Hasta ahora, los dos años anteriores, escuelas de General Alvear se han llevado esta copa”, indicó.

Comentarios