En el medio de la reunión ediles de ambos sectores discutieron. Después el intendente convocó a una reunión a la que algunos vecinos prefirieron no asistir, como así tampoco los ediles justicialistas.

Como ya ha sido informado desde este medio, vecinos de Colonia Hípica comenzaron un reclamo público por las demoras del camión que les lleva el agua, sumado a que los visita con poca frecuencia y el agua deja de ser consumible por los lugares en los que los almacenan, donde no puede permanecer por tanto tiempo. Además pidieron por alumbrado público y que les retiraran los escombros que el mismo municipio les había pedido que sacaran, entre otros reclamos.

El martes se realizó una reunión con el intendente allí, según el testimonio de los vecinos, les informó que había presentado un proyecto en el Concejo, para que tengan el servicio del agua portable pero necesitaba que por lo menos dos concejales de la oposición lo aprobaran, por lo que les solicitó que fueran al Concejo a pedirle a los ediles justicialistas que aprobaran dicho proyecto. Esto no cayó nada bien en los vecinos, quienes sintieron que los estaban usando, ya que no eran ellos los que debían realizar estas gestiones. Además, acusaron que el intendente cuando tomó conocimiento del comienzo de la obra de la red de agua podría haber comenzado los trámites.

Mientras que el jueves los vecinos se reunieron con ediles oficialistas y justicialistas. El pedido fue claro, solicitaron tener agua potable. Sin embargo en plena reunión comenzaron a discutir entre ambos sectores, como si se tratara de un River –Boca. Allí se sacaron en cara lo que unos hicieron y los otros no.

Concluida la reunión, se comprometieron tanto los ediles como los representantes para participar de una reunión en Aysam para consultar el estado de la obra y qué trámites deben realizar para poder tener el servicio, siendo la principal inquietud si podían hacerlo con los comodatos vencidos que tienen, o si necesitaban escrituras.

Matías Guajardo, vecino que tomó la posta desde un principio sobre este reclamo, dialogó con Malargüe a Diario una vez que concluyó ese encuentro y dijo: “La reunión fue con idas y vueltas, tratando de solucionar el pedido del intendente que nos decía presionen a los concejales de la oposición, porque son ellos los que nos frenan el avance de la obra del agua potable”. A lo que agregó: “No nos gustó la actitud del intendente”.

Guajardo también se mostró molesto por las peleas de los ediles durante la reunión: “El pueblo es el que sufre las consecuencias de estas chicanas políticas. El intendente nos dice presionen a estos (por los justicialistas) porque yo quiero hacer y este bloque no me lo permite y esas son medidas políticas, porque si vamos al caso sería gestión del intendente ir a Aysam para mediar.”

Además, en la reunión un vecino sostuvo que cuando les llevan agua suelen haber gusanos en los tanques que usan como recipientes. Sobre esto, nuestro entrevistado dijo: “Los tachos que tenemos para el almacenamiento no son los adecuados, el agua pasa semanas estancada, los camiones vienen cada 15 días y el agua termina perdiendo la potabilidad”.

Mientras que ayer los vecinos representantes del barrio y ediles de ambos sectores se reunieron, como estaba pactado, en Aysam y allí les dijeron que les pueden hacer la conexión con los comodatos. Sin embargo, la obra aún no está concluida, ya que falta realizar algunos trámites para aprobarla, según explicó Guajardo.

Posteriormente el intendente convocó a una reunión con ediles y vecinos pero en esta oportunidad cambiaron el punto de encuentro, la realizaron en el domicilio de quien es el presidente de la Unión Vecinal. Al encuentro no asistieron los vecinos que comenzaron este reclamo y tampoco los ediles justicialistas.

Matías Guajardo habló nuevamente con nuestro medio el jueves en la tarde y comenzó diciendo: “El intendente decía que era necesario tener la escritura para tener el agua, pero esto no es así.”

El representante del barrio recalcó: “Vos (por el intendente) en tiempo de campaña te acercaste a mi domicilio y me pediste el teléfono y que te ayudara a conseguir votos.” A lo que agregó: “Te invito a mi hogar para que dialoguemos y veas las necesidades que tenemos y que me expliques ese proyecto que decís que nos va a favorecer.” Continuando con sus declaraciones, nuestro entrevistado recalcó: “Por favor Juan Manuel ponete una manito en el corazón, nosotros ya no somos el caballito de batalla para ir a presionar.”

Molesto por la situación, Guajardo dijo que Ojeda en el 2017 les prometió cuando estaba la gestión de Jorge Vergara que les iba a solucionar el problema: “Él era concejal y nos dijo que entendía la problemática que tenemos pero se olvidó el compromiso con los vecinos.”

Ya para la semana que viene los vecinos continuarán con las gestiones, para poder tener soluciones a sus reclamos. Sin embargo, después de lo ocurrido, ahora los mismos vecinos están divididos por estas chicanas políticas.

whatsApp

Amigos lectores, pueden recibir en su whatsApp nuestras noticias, solo tienen que unirse a nuestro grupo de difusión haciendo clic en: Unirme al grupo de difusión 9.

Comentarios